Sapientia naturalem

Ciencia para todos

Razas humanas y Nicholas Wade: La herencia de un problema

Un intento, indudablemente imperfecto, de disipar el miedo al racismo que cuelga sobre la discusión de las diferencias entre los grupos humanos”. De esta forma se consigna el propósito del libro más reciente del periodista científico Nicholas Wade, “A Troublesome Inheritance: Genes, race and human history” (Una Herencia Problemática:Genes, razas e historia humana).

Tree_of_life_by_Haeckel

Pedigree del Hombre, Ernst Haeckel (1874)

 Wade es conocido por haber trabajado como escritor y editor de revistas del nivel de Nature (1967-1971) y Science (1972-1982), posterior a esto se integró al New York Times donde trabajó durante 20 años en la sección de ciencia, hasta su retiro en el 2012. Otras de sus obras son Before the Dawn: Recovering the Lost History of Our Ancestors (2006) y The Faith Instinct (2009).

91bf7ed0-d94b-11e3-_698302c

Los lectores deben estar completamente al tanto de que a través del capítulo 6 hasta el 10, están dejando el mundo de la ciencia para entrar en el mundo mucho más especulativo de la intersección entre la historia, la economía y la evolución humana”. De esta forma Wade advierte a sus lectores de la naturaleza peligrosamente ambigua con la que articula sus argumentos, acentuado el título de su libro y de las posibles implicaciones que pueda tener.

Wade, como periodista científico, logró recopilar de buena manera la gran mayoría del trabajo más relevante en la genética y evolución humana de los últimos años de forma que señalara una ruta científicamente válida hacia su causa última: la defensa de la existencia biológica de razas humanas y de cómo las sociedades e instituciones asociadas a estas varían entre sí como consecuencia de las diferencias genéticas.

Aunque Wade acierta al advertir sobre el tono especulativo de su libro y en repetidas ocasiones a lo largo del texto señala y enfatiza que el planteamiento de su hipótesis no es más que una interpretación de la intermitente evidencia que la ciencia ha arrojado hasta el momento sobre el tema, el tono con el que introduce los temas y la minucia con la que desarrolla sus ideas deja de lado esta objetividad y da lugar a una figura peligrosamente profética.

Tomando como ejemplo el caso de Hans Lippershey y la invención del telescopio, Wade empieza a aproximarse a las diferencias raciales asegurando que al momento que las misiones Jesuitas trataron de introducir el telescopio en las sociedades de oriente, éstas mostraron un apático y despectivo desinterés a consecuencia del padecimiento de un déficit de curiosidad. Aun más, extiende su argumento señalando a las sociedades europeas como abiertas e innovadoras, mientras las sociedades del mundo chino y musulmán las describe como atadas y restringidas a un tradicionalismo religioso retrogrado.

Siguiendo esta línea, Wade no se detiene ahí, posteriormente decide abordar temas como la tendencia de ciertas razas a ser más violentas y respetar menos las instituciones, señalando a través de estudios del gen MAO-A que los afroamericanos tienen una tendencia genéticamente definida a ser más violentos y recaer en crímenes y arrestos. En este tema Wade sostiene la veracidad de sus formulaciones argumentando el hecho que durante el estudio hubiera sido imposible realizar comparaciones entre “blancos” y “negros” debido a que los primeros presentaban una variación en este gen menor al 0.01%.

Extiende este argumento con supuestos cada vez más especulativos, en los que inicia tomando explicaciones como las del psicólogo evolucionista Steven Pinker acerca de la disminución progresiva de la violencia dentro de la historias de la especie humana. Wade arremete contra Pinker al acusarlo de haber sufrido de falta de convicción a la hora de dar la última palabra con sus estudios por miedo a las repercusiones políticas que pudieran traer. Específicamente Wade asegura que Pinker (menciona de igual forma al sociólogo Norbert Elias) había concluido que la razón de esta disminución histórica de la violencia se debe indudablemente al surgimiento e incremento del poderío monopolizado por los estados, este a su vez una consecuencia de procesos de industrialización a gran escala. De esta forma sugiere que las sociedades poco industrializadas no muestran la misma disminución en la violencia, señalando a las sociedades tribales como la representación de una fórmula para el despotismo y la tiranía.

De todo esto Wade concluye: “Las diferencias entre las tasas de asesinato entre países como Estados Unidos, Japón, o China, y países de Africa Sub-Sahariana abre la posibilidad de una contribución genética a la presencia de tendencias más violentas en el mundo menos desarrollado”.

on respecto a las ideas de Pinker aquí mencionadas, éste en realidad hace referencia a la hipótesis de los estados como una interpretación del Leviatán de Thomas Hobbes, la cual es solo una hipótesis de un total de cuatro. Para más información véase la conferencia de Pinker en TED.

A partir de estudios meramente científicos que poca extrapolación tienen en el campo del comportamiento social humano, Wade articula argumentos en los que pasa a segundo plano la discusión de la sensibilidad política frente a la concepción de razas humanas de acuerdo a diferencias biológicas, y sobresale el históricamente recurrente juicio de valor y superioridad de unas razas frente a otras.

Algunas sociedades del este asiático figuran demasiado autoritarias y conformistas, a pesar de las diversas habilidades de sus ciudadanos, como para desafiar la innovación del occidente, un hecho reconocido implícitamente en los reiterativos esfuerzos del estado chino por robar los secretos técnicos y comerciales de occidente”. Argumentos como estos han despertado el inconformismo de críticos y científicos, de forma que diversas críticas y revisiones del libro han sido publicadas en medios como The New York Times, The New York Review of Books, The Wall Street Journal, American Scientist, entre otros. Para ver una de las defensas de Wade a su libro véase: In Defense of A Troublesome Inheritance.

nicholaswade,largeFotografía: Max Gerber

La controversia que ha despertado A Troublesome Inheritance ha sido tal, que una carta firmada por más de 140 genetistas y biólogos a nivel mundial (muchos de ellos autores de las investigaciones recopiladas por Wade) fue presentada en The New York Times Book Review en forma de rechazo a las interpretaciones de Wade. La innegable incomodidad que genera el discutir las diferencias biológicas entre las razas humanas puede que haya llevado a ignorar la realidad y las implicaciones de muchas de estas, pero en el caso de A Troublesome Inheritance la necesidad de calificar y jerarquizar nuevamente deja un sabor amargo sobre este tema, anulando cualquier oportunidad de acercarnos a nuestra experiencia humana desde una perspectiva biológica.

Un ejemplo final de la ambigüedad e inconsistencia con la que se percibe este tema lo encontramos nuevamente en la problemática herencia que ha dejado Wade: “Los genes no determinan el comportamiento humano, meramente crean una propensión a comportarse de cierta forma… Algunos aspectos importantes del comportamiento social humano son moldeados por los genes y estos rasgos del comportamiento es probable que varíen de una raza a otra, en algunos casos de manera significativa”.

Para más información en español ver Nicholas Wade: Variaciones problemáticas del tema humano.

 

Estamos interesados en saber lo que piensas de Sapientia naturalem, ¡Déjanos tu comentario!

Anuncios

Un comentario el “Razas humanas y Nicholas Wade: La herencia de un problema

  1. Camilo López Aguirre
    octubre 3, 2014

    Reblogueó esto en El Epeyuiy comentado:

    Una buena e interesante iniciativa de aproximarse al mundo de la ciencia desde una perspectiva más humana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 3, 2014 por en Informatio.

Navegación

Sociales

Introduce tu correo electrónico para seguir Sn y recibir notificaciones de nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Sapientia naturalem on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: